miércoles, 10 de enero de 2018

METÁFORA Y CREACIÓN (POÉTICA)

Para la sección, Pensamiento, del blog Ancile, traemos una nueva entrada que lleva por título: Metáfora y creación (poética).




Metáfora y creación (poética). Francisco Acuyo





METÁFORA Y CREACIÓN (POÉTICA)






Metáfora y creación (poética). Francisco Acuyo


            El lenguaje expresa su poder creativo de manera singular, compleja, viva y dinámica a través de la metáfora. Sin embargo, las relaciones entre este lenguaje y la realidad, desde una óptica de la interpretación, no han sido, ni lo son, del todo pacíficas. Esto se basa en el hecho de que este discurso no tiene por qué ser referencial, y parecer sujeto a sus propias necesidades expresivas (en cierto modo a como sucede en las matemáticas no aplicadas en la naturaleza). Para superar esta incidencia no menor se ha hablado de la referencia desdoblada[1] en el que un doble sentido se transcribe a través de la metáfora para , en cierto modo, redescribir la realidad, donde unidas ficción y redescripción es posible en virtud de que la poiesis, como señalaba Aristóteles,[2] tiene su origen del mythos y la mímesis.
            La metáfora, según este entendimiento de la misma, no solo es palabra, nombre, discurso, ante todo es, proceso vivo que encierra una verdad (metafórica) que es y no es, y es como, que diría Paul Ricoeur.
Metáfora y creación (poética). Francisco Acuyo            Si la retórica pierde su valor y poder en el ámbito del saber humano a través de los tiempos será por su desconexión con el núcleo fundamental de todo saber humano: la filosofía. La labor de taxonomía de tropos y figuras acabó con su realidad viva  de saber. Desde la configuración –y creación- extraordinaria de la retórica llevada a cabo por Aristóteles, que pretende domesticar el pensamiento salvaje de la poesía, mantiene aún algo de vigor porque seguía anclada a la filosofía, en tanto que la verdad ha de ser dicha con precisión, por lo que arte del bien decir va necesariamente emparentada con este bien decir. El terror platónico a la retórica, proviene de la posibilidad de  persuadir mediante las palabras sin las cosas, he aquí el origen de la máscara del lenguaje tan bien aprehendida por la posmodernidad y ya desde antaño reconocidas como (cosmética o sofística) artes de la ilusión y del engaño, o cuando no simplemente como disciplinas del adorno y del mero deleite.
El desarraigo de la retórica de la filosofía tuvo como principal consecuencia quedar expuesta a los abusos de la sofística y la erística en tanto que lo verosímil de lo retórico dejaba de estar protegido por la filosofía. La atención de Aristóteles a la retórica pero también a la poesía en su poética, abre un doble campo de atención hacia la metáfora: una retórica y otra poética. Esta última en modo alguno presta atención a la cuestión de la cosa persuasiva, sus cometidos son bien distintos a los de la elocutio, pues se centra en la espíritu donde viven la compasión y el terror, si es que en verdad su función es mimética y está centrada además en las acciones humanas, que pretenden encontrar expresión de la verdad por medio de la fábula o del mythos trágico. He aquí que este tránsito de la poiesis, la mímesis y el mythos, hace aparición la catharsis, esencial para nuestros argumentos terapéuticos en esta exposición sobre la retórica en general y la metáfora en particular.


Francisco Acuyo



[1] Véase Roman Jakobson sobre la poética.
[2] Aristóteles: Poética, Gredos, Madrid, 2002.




Metáfora y creación (poética). Francisco Acuyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario