miércoles, 5 de julio de 2017

EL SER Y LA GRACIA INDETERMINADA DEL INFINITO Y LA POESÍA

Para la sección, Pensamiento, del blog Ancile, traemos la entrada que lleva por título: El ser y la gracia indeterminada del infinito y de la poesía.

El ser y la gracia indeterminada del infinito y de la poesía.Francisco Acuyo

EL SER Y LA GRACIA 

INDETERMINADA DEL INFINITO Y LA POESÍA


El ser y la gracia indeterminada del infinito y de la poesía.Francisco Acuyo




En anterior ocasión hablábamos del antes y el después de lo que fue concluso, terminado, perfecto. Interrogarse sobre el antes y el después de lo que está acabado o acabándose o formándose, es necesariamente interrogarse sobre el infinito. Aquello que se conforma para ser y estar en una estructura es objeto de conocimiento y de cultura. Aquello que no puede delimitarse en pos de una cerrada disposición o armadura definitivas, es una totalidad en movimiento que no concluye, pues es ella la que dinamiza lo que quiere ser y estar como objeto o como libre configuración del espíritu que alienta lo que nunca acaba, porque nunca tuvo comienzo. Es aquel estado de gracia atribuible a lo genuinamente creativo y que Juan Ramón Jiménez identificaba necesariamente con la poesía[1].
                La intuición genial del poeta de Moguer acierta casi de pleno con lo que la poesía es desde su acepción etimológica primitiva: poiesis, que no es otra cosa que la cualidad de la acción referida a la creación desde el espíritu (la mente, el pensamiento) a la materia, pero siendo ésta –la poesía- antes y después de esta última –la materia-. El infinito es enigma, misterio inexcusablemente creativo. Si el infinito no tiene fin ni termino[2], es una cualidad inherente a lo que es la potencia que posibilita el acto mediante el que las cosas llegan a ser.
                Mas tampoco puede el infinito tener principio. Sobre todo si en él está el origen indeterminado y potencial creativo de todas las cosas. Entendamos que este concepto no es necesariamente el de infinito lógico matemático, del cual, por cierto, ya hablaremos con posterioridad, sobre todo porque es susceptible de la sutil diferenciación entre el infinito actual y el potencial.
El ser y la gracia indeterminada del infinito y de la poesía.Francisco Acuyo       La poiesis tiene, a nuestro juicio, una poderosa vinculación con el apeiron (sin límites) del infinito, en tanto que es en él donde acontece lo que sopesamos como cosa o entidad propia de ser medida y dada por consumada en menor o mayor medida, con más o menos grado de perfección. Si toda cosa o es principio o precede de un principio: pero no hay del infinito principio alguno, que sería su límite[3], la poeisis, como indica su sufijo –sis (acción, creativa, añadimos nosotros), es inicial y terminalmente imposible.
                El rasgo de su inagotabilidad es propio de la razón poética tanto como lo es del propio infinito, ya que característica es precisamente la de corriente –vital- infinita[4] inagotable de la que corriente infinita (o también una suerte de evolución creadora[5] que no se agota y no empieza en lugar alguno, y podremos definir en virtud de lo que de esta corriente conclusa podemos medir desde su inicio hasta el final de su construcción. No sucede así con la poesis, ya que participando de aquella inagotabilidad (o infinitud) no es abarcable totalmente, pues está siempre en construcción, o mejor dicho, en proceso de construir, de crear, de fluir o de ser en cualquier estado pensable o impensable.
beben todas las cosas que quieren ser. Podremos hablar de los constructos que han sido posibles gracias a esta
                No deja de parecernos harto sugerente a la altura de nuestro tiempo que las visiones, concepciones e inquietudes intelectuales de Anaximandro y Aristóteles, en tanto que son principios divinos, inmortales e indestructibles,  casen también con la noción incipiente que estamos dando de la poesía y sus posibles relaciones con el extraordinario y sugerente idea del infinito. Abundaremos más en profundidad sobre esta y otras cuestiones en próximas entradas de este nuestro, vuestro siempre,  blog Ancile.


Francisco Acuyo 



[1] Jiménez, J. R.: El trabajo gustoso, Aguilar, Madrid, 1961, p. 41.
[2] Diccionario de la Real Academia, 23ª edición.
[3] Aristóteles: Física, Gredos,  Madrid, 2007.
[4] Nueva referencia a Juan Ramón Jiménez, esta vez en relación a su Corriente infinita, volumen que recoge buena parte de sus textos críticos y de evocación, véase La corriente infinita, Aguilar, Madrid, 1961.
[5]  Analogía referida a aquella a la que Enri Bergson aludía en: La  Evolución Creadora, Espasa Calpe, Madrid, 1985. 


El ser y la gracia indeterminada del infinito y de la poesía.Francisco Acuyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario